Su navegador no soporta Javascript
Noticias
Décimo aniversario del primer vídeo de YouTube
Décimo aniversario del primer vídeo de YouTube
El Mundo - 23 de Abril de 2015

Desde entonces, el crecimiento de YouTube ha sido tan exponencial que se ha convertido en un portal prácticamente inabarcable. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos vídeos hay alojados en sus servidores, quizá ni siquiera la propia compañía. Los últimos datos que ofrecieron, que son ya de hace algunos años, hablaban de 120 millones.

Si todos los vídeos fueran de un minuto -aunque suelen tener una duración mucho mayor habiendo incluso películas- tardaríamos alrededor de 230 años en vernos el portal entero según las cifras ofrecidas. Y ni con todo ese tiempo libre lo conseguiríamos. Actualmente la empresa estima que se suben más de 300 horas de vídeo por minuto. Es decir, en 2015 se suben 50 días de grabación diarios.

YouTube es el ejemplo de un éxito fulgurante y continuado. Fundado por tres antiguos empleados de PayPal en 2005, apenas tardó un año y medio en ser comprado por una de las empresas más importantes del mundo, Google. "Es un modelo de negocio muy inteligente, muy propio de la compañía de Silicon Valley. YouTube ha conseguido organizar y hacer accesible la información del mundo en un formato triunfador como es el vídeo. Además, han sabido imponerse a otras alternativas porque son los que mejor han desarrollado la parte técnica", asegura Juan Polo, director creativo digital en Findasense. 1.650 millones le costó a la compañía norteamericana hacerse con un portal que ha demostrado ser más que rentable.

Hace tiempo que YouTube dejó de ser una mera página de subida de vídeos para convertirse en todo un negocio. Con los años, ha ido añadiendo nuevas herramientas y opciones que han posibilitado la creación de un mundo propio. "YouTube supone la democratización de la expresión audiovisual. Hasta hace apenas 10 años, el acceso y la difusión de este tipo de contenidos estaba muy sesgado por el sistema mediático tradicional. YouTube nos posibilitó difundir mensajes en vídeo sin tener infraestructura, llegando a generar una narrativa nueva y haciendo que el contenido fuera accesible a todos. La gente puede crear su propio canal de televisión sin tener dinero, los realizadores pueden exhibir sus producciones en todo el mundo... Los límites, a parte de la términos legales de la plataforma, los ponen la creatividad y la inmediatez", explica Polo.

Con más de mil millones de visitantes únicos al mes, no es de extrañar que las empresas hayan mirado hacia YouTube para publicitarse. Según las estadísticas que ofrece la propia compañía, ya tienen más de un millón de anunciantes. Además, ha sabido no saturarse de anuncios ya que, según aseguran ellos, más del 85% de ellos pueden saltarse.

Quienes han sabido aprovechar las oportunidades de negocio son los youtubers. Se trata de personas que, con una cámara y nociones básicas de edición, realizan un videoblog donde hablan de todo tipo de temas: videojuegos, política, moda... Lo que comenzó siendo un mero entretenimiento para muchos de ellos, hoy se ha convertido en una profesión.

A Rebeca Terán, youtuber de moda con más de 115.000 suscriptores y 4 millones y medio de reproducciones en sus vídeos, le ha cambiado la vida: "YouTube para mí era sólo un sitio donde escuchar música o ver vídeos graciosos, pero con el tiempo pasó a ser un estilo de vida y una forma de ganársela. Es una profesión en la que hay que trabajar mucho y dedicarle todas tus horas, pero merece la pena. Las marcas saben que el futuro del comercio está en la red y que el consumidor es más sensible a las recomendaciones de la gente en la que confía. Por ello van a invertir cada vez más en nosotros, porque movemos a comunidades muy grandes de personas. Además, salimos mucho más baratos que publicitarse en cualquier otro medio de comunicación".

Además, YouTube se ha convertido también en una herramienta muy útil en el aprendizaje a todos sus niveles. En sus vídeos, existe un infinito catálogo de tutoriales en el que uno puede aprender cualquier cosa en apenas unos minutos. Aprender a bailar, tocar la guitarra, utilizar el gato del coche, instalar un programa del ordenador... todo es posible.

Pero esto no quiere decir que sólo puedan aprenderse pequeñas cosas. El vídeo más visto de este tipo es una lección de anatomía mientras se realiza una endoscopia, es decir, con una cámara introducida por la nariz.

Y no sólo contenidos previamente grabados. En YouTube también está triunfando la fórmula del streaming, es decir, la retransmisión de contenidos en directo por internet. De esta forma, no sólo podemos vibrar con un concierto que se esté produciendo en la otra parte del mundo, sino que también podemos asistir a una clase de la universidad de Harvard por ejemplo.

Compartir:


volver